yo tambien cartelTras unos meses desaparecida por este blog, vuelvo a la carga recomendándote una película de amor española protagonizada por Lola Dueñas y Pablo Pineda. Una conmovedora lección de vida que vio la luz en 2009 y tiene por nombre Yo, también.

Por si no conoces a Pablo, te contaré que se trata del primer europeo con síndrome de Down que logró terminar una carrera universitaria (magisterio). Además de actor es maestro, conferenciante, presentador y escritor. ¡Casi nada! En esta película interpreta a un joven sevillano llamado Daniel que comienza a trabajar en una administración pública, donde una simpática mujer llama su atención hasta el punto de conquistarle.

Sus directores, Álvaro Pastor y Antonio Naharro, quisieron contar con él para darle a la historia la máxima naturalidad y lo lograron; ambos protagonistas desprenden soberana humanidad. Y no solo eso, también mucha química.yo tambien peliculaTanto brillaron en esta cinta que se hicieron con varias nominaciones y premios. Lola Dueñas adquirió un Premio Goya a Mejor actriz por su interpretación como Laura, que así se llama su personaje.

Me despido con su tráiler, revelándote que puedes ver la película completa también en YouTube. Si te animas a verla, no dudes en comentar. 😊

Yo, también ~ Tráiler

4 Respuestas to “Yo, también (2009)”
  1. Angel Benites

    Se ve interesantes la película, esto va a favoritos para verla en cuanto pueda. Me encanta ver pelis de esta gran magnitud, amor, felicidades, y todo esto hacia tu prójimo.

    Gracias Ire

    • iRe

      Gracias a ti Ángel, ya me contarás qué te ha parecido cuando la veas.

  2. Eloy

    Muy buena película, llena de sentimiento y humanidad como bien dices. Deberían verla aquellas personas que usan el síndrome de down como motivo de aborto. Ojalá hubieran nacido con esta condición para ver con sus propios ojos que sí es posible vivir, y pese a que sea este un caso aislado, no todo ser humano con este problema vive mal. Son de hecho más felices que la mayoría de las personas y valoran mucho más la vida. Merecen el respeto de todos.

Responder