cartas de amor

Qué fue de esos folios repletos de palabras, de esas ganas de salir al buzón y recibir una carta de tu chico/a, de esos días en los cuales comprabas algo especial sin importar por qué, de esos SMS que leíamos y releíamos por más que pasaban los días, las semanas o los meses.

Qué fue de las sorpresas, de esas llamadas de buenos días, de esas fotos de carnet que con entusiasmo metíamos en la cartera, bien escondidas, para hacerlas invisibles a los ojos de los demás.

Qué fue de los “te quiero”, de los “te amo”, del amor tal y como lo conocimos. Matamos cartas de amor y muchas palabras bonitas en el tiempo, cuando en realidad, deberíamos de haber prendido fuego al rencor y al orgullo.

Responder