Me sentía triste cada mañana, no había un día que tuviera ganas de despertar. Mi vida no tenía mucho sentido, y por mi mente pasaban tantas cosas… Me costaba mucho dormir, me sentía sola, y creía que jamás iba a volver a encontrar el amor.

Entonces llegaste tú, e iluminaste mi vida de la noche a la mañana, dando un giro a todos y cada uno de mis pensamientos. Desapareció mi tristeza, volví a sonreír, mi existencia volvió a cobrar sentido, y volví a creer en el amor, gracias a ti.

One Respuesta to “Y llegaste tú”
  1. Laura

    Oh qué bonito 😀

Responder