Reflexiones Archive

Qué difícil es encontrar la calma. Contar con alguien que te escuche, te comprenda, te saque una sonrisa, te evada de cualquier preocupación… Tarde o temprano la inmensa mayoría te acaba fallando y termina resultando cómo jamás hubieras imaginado que podría ser. Pero en ti tengo confianza, ciega, sí. Creo que si pudiéramos mantener el contacto siempre, te convertirías en una especie de ángel de la guarda. Lo has logrado. Puedes considerarme un tanto adicta a ti. A tus problemas. A tus anécdotas. Y tanto como me gusta escucharte, me agrada contarte mis ocurrencias. Sueles cogerlas al vuelo, aunque a veces piense que te hablo demasiado rápido. Y aquí sigo, contando los minutos que restan para saber de ti y dejar que sigas formando parte de mi historia

Leer más...

No te conozco. Ya no. No sé qué ha sido de tus besos, de tus abrazos, de tu confianza. Todo el calor que me dabas se ha convertido en frío, tristeza, tensión. Me siento totalmente engañada. La venda ha logrado caer de mis ojos por fin. Ya no puedo hablar contigo desde el corazón. He de hacerlo desde la mente y filtrar palabras, tratando de pronunciar frases que no te sienten mal. Pero sin duda, lo que más me preocupa y me duele es tu indiferencia. Esa que tanto brillaba por su ausencia cuando te conocí

Leer más...

Muero de rabia cuando, sentada en este banco que poco más que el mar me deja ver, recuerdo aquellos días en los que no existía nada; solo tu y yo. Pierdo el aliento cuando, paseando por la arena de esta discreta playa, recuerdo aquellas noches en las que lo hacías conmigo. Y no había nadie más; sólo tú y yo. Sufro en silencio cuando, perdida, conduzco sin rumbo recordando aquellos viajes que tanta vida nos daban. Nuevas calles, nuevos barrios,  nuevas gentes. Y tampoco importaba eso sino sólo tú y yo. Hoy quedo yo entre escalofríos, ¿dónde estás tu

Leer más...