La timidez que encarna mi cuerpo escondido en las sombras de los dos besos de despedida cada vez más cerquita de tus labios, perdido entre tanta inexperiencia de saber o no saber si lo prohibido es el riesgo de perderte o enamorarme de verdad. No te quiero perder por hacer algo que no debo, jamás quiero volverte a dejar de hablar, de escuchar esas historias tan tiernas y parecidas a las mías escuchando este flamenco de guitarras en los altavoces de mi corazón. No te enfades si algo no hice bien, quiero contigo descubrir esos paisajes alargándose después de las madrugadas, fijando mis besos en la comisura de tus labios imaginando que podría ser ya en tu boca, restregándome eso tan tuyo que llevas, poniéndome [&hellip

Leer más...

La desesperación es la ilusión del que pierde en la vida todo aquello que no pudo conseguir, todo aquello que intentó y todo aquello que amó. La fuerza del corazón es más fuerte que ningún arma de metal, es la que te impulsa a hacer lo que te gusta y amas, la que me impulsa a quererte y decirte que moriré por ti. De la forma que lo hagas, y de las maneras que lo finalices, no importa si lo has hecho bien o mal, importa que le des importancia a las cosas que hay alrededor, un cielo azul que resplandece, las formas de las nubes o la vegetación, que respires, que estés vivo y que nadie te quite lo mejor de la vida: tú. Crea tu vida [&hellip

Leer más...

No puedo verte con los mismos ojos desde que, ya sabes… La vida está llena de decepciones. No te culpo. Cada quien elige su camino. El mío todavía está por descubrir. Creí encontrarlo, haber llegado a ese punto en el que, junto a otra persona, ves el futuro más cerca que nunca mientras, por el contrario, el riesgo es invisible. Hoy miro atrás y veo a una chica ingenua, llena de esperanza y amor que dar, convencida de que se entregaba a un fiel compañero de viaje, que resultó ser un carnero más

Leer más...