Noches sin luz

Hoy os dejo un pequeño relato que escribí en mi blog personal (o mejor dicho, en el que entonces era mi blog personal), durante las navidades del año 2008. ¡Espero que os guste!

El día ha acabado. El sonido de la calle me acompaña junto al silencio de la oscuridad. La tortura de una mente llena de recuerdos; de nostalgia. Pasan las horas y mis ojos no quieren cerrarse, prefieren imaginar, soñar despiertos. Es navidad. Sí, esa época del año en la que abundan luces, turrones, gastos innecesarios y falsas sonrisas.

Perdida, conduzco por la ciudad. Rotondas, señales, carteles… veinticuatro vueltas para ubicarme. Siempre igual. Todo recto a la izquierda… justo por donde no había pasado todavía. Craig me prohíbe escuchar lo que ocurre fuera, y a menos de 1km me encuentro sorprendida por un atasco brutal.

Debe de ser un accidente. Las altas temperaturas me invitan a salir. Es entonces cuando de la nada… apareces. Escasos segundos antes deseaba llegar a casa, sin embargo en cuanto te vi algo me hizo cambiar de opinión, era como si ya nos conociésemos… lo más curioso es que presentía que a ti te pasaba lo mismo.

Y rodeados de una multitud desesperada estábamos nosotros, tú y yo, junto a un sinfín de risas nerviosas y pocas palabras. No importaba el lugar, pude olvidar aquella carretera repleta de vehículos solo con observar tu dulce mirada.

Aun no te habías ido y ya te echaba de menos. Una extraña sensación y un sin fin de preguntas invadían mi cuerpo y mente. ¿Te había encontrado por fin? Suena Keny arcana y su “La rage”; hora de levantarse y no he dormido nada… Cinco minutos y arriba. Comienza un nuevo día, otro más…

Responder