Ilusiones rotas

Rayos que nunca cayeron… Relámpagos sin truenos… Te dijeron que el amor era repentino y tú creíste en el amor. Tan repentino que se esfumó en cuestión de días. Tenaz volviste a apostar por él… resultando de nuevo otra ilusión rota. Las ilusiones rotas son ciegos que nunca vieron; casi con un bastón debajo del del brazo… chocando con todo, tratamos de aprender y evitar seguir chocando. Mariposas que nunca volaron. Mares sin olas, cenizas que ahogan… palabras que quisieron decirse pero nunca se inventaron. Destruyen lo construido al ilusionarse, y un poco más. Hunden los cimientos de los sueños en arenas movedizas imposibles de parar. Vuelan de un hachazo una parte del alma, alimentando a las fieras que esperan verte tropezar. Y tú inevitablemente les das el gusto.

Responder