Kokowääh es el título original de esta adorable comedia romántica dirigida y protagonizada por Til Schweiger, que en esta ocasión trabaja junto a su hija, Emma Schweiger, en compañía de Jasmin Gerat en el papel de Katharina. Ésta última escribe con él un guión mientras la pequeña Magdalena (Emma) se cuela en la vida del protagonista, acompañada de una carta de su madre, que le informa en efecto de que tiene a su hija de ocho años frente a sus ojos. Pese a ser una trama trillada, el guión del propio Schweiger y Béla Jarzyk la hace un tanto peculiar. Tanto gustó en su país natal, que obtuvo un enorme éxito en taquilla siendo la película alemana con mayor recaudación del año 2011. Gran parte del mérito lo tiene la pequeña Emma -francamente encantadora [&hellip

Leer más...

Tras unos meses desaparecida por este blog, vuelvo a la carga recomendándote una película de amor española protagonizada por Lola Dueñas y Pablo Pineda. Una conmovedora lección de vida que vio la luz en 2009 y tiene por nombre Yo, también. Por si no conoces a Pablo, te contaré que se trata del primer europeo con síndrome de Down que logró terminar una carrera universitaria (magisterio). Además de actor es maestro, conferenciante, presentador y escritor. ¡Casi nada! En esta película interpreta a un joven sevillano llamado Daniel que comienza a trabajar en una administración pública, donde una simpática mujer llama su atención hasta el punto de conquistarle. Sus directores, Álvaro Pastor y Antonio Naharro, quisieron contar con él para darle a la historia la máxima naturalidad y lo lograron; ambos protagonistas desprenden [&hellip

Leer más...

No te conozco. Ya no. No sé qué ha sido de tus besos, de tus abrazos, de tu confianza. Todo el calor que me dabas se ha convertido en frío, tristeza, tensión. Me siento totalmente engañada. La venda ha logrado caer de mis ojos por fin. Ya no puedo hablar contigo desde el corazón. He de hacerlo desde la mente y filtrar palabras, tratando de pronunciar frases que no te sienten mal. Pero sin duda, lo que más me preocupa y me duele es tu indiferencia. Esa que tanto brillaba por su ausencia cuando te conocí

Leer más...